ron b

LEMA DEL AÑO ROTARIO 2013-2014: VIVE ROTARY, CAMBIA VIDAS.

A primera vista, las reuniones de los clubes rotarios parecen muy distintas a las reuniones semanales de hace 50 años. Si visitáramos cada uno de los 34.000 clubes, veríamos a hombres y mujeres de distintas profesiones y orígenes hablando en diversos idiomas, y abocados a participar en proyectos de servicio locales y mundiales. Por ejemplo, habrá clubes dedicados a restaurar un parque de juegos infantiles este fin de semana, y a la vez abocados a trabajar en sociedad con otros clubes para instalar servicios higiénicos en una escuela ubicada a miles de kilómetros. Siempre nos encontraríamos con un grupo de gente absolutamente comprometida a mejorar el mundo, en pequeña o gran escala. El Rotary actual es muy distinto, pero los cimientos son los mismos. Rotary se basa, y siempre se ha basado en nuestros valores fundamentales: servicio, compañerismo, diversidad, integridad y liderazgo. Son los valores que nos definen como rotarios; son los valores que nos inspiran en nuestra vida, los valores que nos esforzamos por inculcar en las comunidades en las que prestamos servicio. Estamos en Rotary porque nos han invitado, porque decidimos aceptar personalmente dicha invitación. A partir de ese momento, cada uno de nosotros se ha encontrado ante otra disyuntiva: conformarse con ser socio o ser un verdadero rotario. Ser rotario es un compromiso que va mucho más allá de presentarse en las reuniones una vez por semana. Significa ver el mundo, y nuestro papel en el mundo, de manera verdaderamente singular. Ser rotario significa aceptar que nuestras comunidades son nuestra responsabilidad y actuar de manera acorde: tomar iniciativa, desplegar nuestro máximo esfuerzo y hacer lo correcto aunque no siempre sea fácil. Todos nosotros nos acercamos a Rotary para involucrarnos y marcar una diferencia. Y en el servicio de Rotary, al igual que en otros aspectos de la vida, cuanto más aportemos, más satisfacciones obtendremos. Si nos limitamos al esfuerzo mínimo para “cumplir”, no lograremos mucho y no nos sentiremos contentos con nuestra labor. Sin embargo, cuando tomamos la decisión de Vivir Rotary y albergar en nuestros corazones el servicio y los valores de Rotary cada día de nuestra vida, comenzamos a percibir el impresionante impacto que podemos ejercer en el mundo. En ese momento es cuando verdaderamente hallamos la inspiración, el entusiasmo y el poder de cambiar vidas. Y nuestra propia vida cambiará por siempre. En el año rotario 2013-14, nuestro lema y mi desafío a cada uno de ustedes será: VIVE ROTARY, CAMBIA VIDAS. Todos los rotarios portan la insignia de Rotary. El resto depende de cada uno de ustedes.

Ron D. Burton

Presidente de RI, 2013-2014