En abril 2012, el club entregó un lavaplatos industrial a las hermanas del Cottolengo que les hacía mucha falta. Hubo la anécdota de que el modelo que se entregó al principio, se abría por delante, no pudiendo ser manipulado por el personal que se desplaza en silla de ruedas, y se tuvo que pedir al...