Un proyecto muy necesario era el de sustituir 6 ventanales en precario estado. Al no ser estancas las ventanas es muy difícil calentar las salas en donde están situadas lo que provoca un consumo muy alto de energía y bajo confort para los enfermos.

El presupuesto era muy alto y decidimos por un lado apelar a la generosidad de otros Clubes Rotarios de la zona y por otro contactar proveedores de ventanas para intentar bajar precios. Con un gran entusiasmo y dedicación se logró la ayuda del Rotary Club Barcelona Europa y del Rotary Club Barcelona Mar. El resultado ha sido que hemos logrado rebajar considerablemente el presupuesto de las ventanas (una empresa de un Rotario de Barcelona Mar nos ofreció la mejor oferta).